miércoles, 10 de mayo de 2017

Una pantera y un silencio

Tengo un árbol lleno de frutos exóticos
de un extraño sabor a ti,
rojo madera,
dulzor de clavo.
Proviene de una palabra oculta,
de una extraña mirada tuya,
de una selva que lleva días
apoderándose de mi cuarto.
Tengo una pantera y un silencio
y también un quejido
y algunos momentos felices.
Tengo miles de estrellas y un disco de Nacho Vegas
y un árbol cuyos frutos exóticos me recuerdan a ti,
aunque no sepa dónde estás ni quién eres,
ni de dónde salen las bestias
que con pausado rito solemne
me desgarran cuando pienso en tu voz,
curvatura y origen
de esta extraña aceleración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario