jueves, 29 de agosto de 2013

7:30 AM, Oviedo

Aullaban los coyotes en aquel bar de la plaza. Aquella noche vestía de blanco y gris, como si alguien me hubiera sacado de una vieja película, y con una cerveza en la mano reconocía a la que en otro tiempo había sido mi manada. Había chicas bonitas y jóvenes, fuera del bar, poco interesadas por el swing, con piernas rosadas y vestidos demasiado ligeros. Se me escapaban las palabras, los vítores, las risas... Un poeta sin barba escuchaba lo que no era suyo junto a mí. Pequé de impaciencia, de Ser lascivo. Después, alguien tocaba la guitarra sentado en el suelo, las chicas bonitas reían, yo me tomaba otra cerveza. Pasaron los acordes, las luces. Seguimos bebiendo. Jueves noche, vestidos de viento, bicicletas sin luces, whisky, tequila, ginebra y ron. Las 7:30 AM . La ciudad despierta, después de haber soñado, masturbaciones y otros pecados sin esperanza. Comienzo a tener frío en Oviedo.

miércoles, 7 de agosto de 2013

Irgendein Sommer



Leider,
kann ich nicht
dem Rhytmus des Herzens
folgen.

Wer kann
die Abschiede übersetzen
und die Parfüms
und die Häute...?

Sonne
die heute Septemberlicht,
halbe Lächeln
und Sonntage
uns bringt.

All die Busse verpasst,
verknäulte die Worte
und die Stunden die ihre Ziele
verloren haben.

Irgendein Tag,
irgendeine Sehnsucht,
irgendein Sommer.