jueves, 7 de noviembre de 2013

Sin horas

Te faltan horas para dormir, para comer sin mirar el reloj. Tantas horas en un día, 24, y a ti te faltan. Ya no te gustan los ratos libres, porque ya no sabes de qué llenarlos, no eres el mismo desde que sólo vuelves a casa para dormir.
Siento que te pierdo en el tránsito de agujas. Sé que tienes miedo los quince minutos que tardas en dormirte. Sé que sueñas. Que no coges el autobús si tienes que esperarlo. Que ya no esperas a nadie, ni siquiera a mí.

miércoles, 30 de octubre de 2013

La Teoría; la Imagen

Se me atascan las letras y los principios,
me desbordan 
sin embargo los finales.
Ayúdame. 
Complétame el puzzle. 
Dime 
que no me he vuelto loco,
que soy joven,
que todos los días son días duales, 
que tú tampoco ves lo que no veo, 
que los neutrinos te crean
sensación de vacío, 
la incertidumbre y el caos,
que el LHC es una piñata. 
Dime que no sabes nada, 
que como yo mides con los ojos
y teorizas con las manos, 
que moldeas la forma
para ver lo que hay debajo, 
                            sin saber,
pues ves la sombra, la imagen. 
Dime que tú como yo eres teoría,
que nadie te mide las ideas.

jueves, 24 de octubre de 2013

El día H

Fuiste a la huelga; yo con las letras a este ritmo, con el vértigo en el paso de cebra y la claustrofobia en el pecho. ¿Había ruido y banderas y policía?
Todos volvían a casa ya.
No te encontré.

Me muero de sueño.

viernes, 18 de octubre de 2013

Buenos días nueve menos diez

La locura de no hablarte porque te veo cada mañana. Cuestión de principios, el tiempo que llevamos en los zapatos. Algún día antes de noviembre, diciembre quizá, se apagarán las aceras en el instante justo del cruce de calles. Lo justo para desearte, para olvidar que nos esperan los semáforos.

miércoles, 9 de octubre de 2013

Son palabras

No son las cosas que vemos. Apenas son las que pensamos. No son las cosas que vemos apenas son las que pensamos son palabras. Son palabras son palabras. Son palabras son palabras son palabras.

jueves, 29 de agosto de 2013

7:30 AM, Oviedo

Aullaban los coyotes en aquel bar de la plaza. Aquella noche vestía de blanco y gris, como si alguien me hubiera sacado de una vieja película, y con una cerveza en la mano reconocía a la que en otro tiempo había sido mi manada. Había chicas bonitas y jóvenes, fuera del bar, poco interesadas por el swing, con piernas rosadas y vestidos demasiado ligeros. Se me escapaban las palabras, los vítores, las risas... Un poeta sin barba escuchaba lo que no era suyo junto a mí. Pequé de impaciencia, de Ser lascivo. Después, alguien tocaba la guitarra sentado en el suelo, las chicas bonitas reían, yo me tomaba otra cerveza. Pasaron los acordes, las luces. Seguimos bebiendo. Jueves noche, vestidos de viento, bicicletas sin luces, whisky, tequila, ginebra y ron. Las 7:30 AM . La ciudad despierta, después de haber soñado, masturbaciones y otros pecados sin esperanza. Comienzo a tener frío en Oviedo.

miércoles, 7 de agosto de 2013

Irgendein Sommer



Leider,
kann ich nicht
dem Rhytmus des Herzens
folgen.

Wer kann
die Abschiede übersetzen
und die Parfüms
und die Häute...?

Sonne
die heute Septemberlicht,
halbe Lächeln
und Sonntage
uns bringt.

All die Busse verpasst,
verknäulte die Worte
und die Stunden die ihre Ziele
verloren haben.

Irgendein Tag,
irgendeine Sehnsucht,
irgendein Sommer.

jueves, 18 de julio de 2013

00:30

Media noche,
chicas en bicicleta,
taxistas sentados
esperando a sus víctimas.
Los ojos rojos,
la boca seca,
las doce y Luna,
las doce y media.

miércoles, 17 de julio de 2013

Buonasera



La noche se encogía
                   pequeña,
apenas nos quedaba
el ruido del motor
y los pasos de baile,
fotos,
         calles del vino,
y los labios
mojados de Milán.

viernes, 12 de julio de 2013

Nadie. Nadie merece a nadie, nadie ama a nadie, nadie quiere a nadie. Nadie, nadie. Nadie merece la pena, no merecemos a nadie, nadie nos merece.

sábado, 29 de junio de 2013

Decepción

La vida decepciona. Tantos cuerpos bailando "do, sol, mi", de forma repetitiva, juntos, ebrios. La vida decepciona, sí. No nos engañemos, ellos sólo quieren follar y, ellas... Bueno ellas... Sólo quieren follar, también. Si quieres hacer algo distinto, como ser actor, más vale que no te hagas ilusiones, todos los endecasílabos están escritos. Sí, la vida decepciona, no importa cuanto (nos)mintamos. Decepciona, do, decepciona, sol, decepciona, mi, decepciona, do, decepciona, sol, decepciona, mi, decepciona, do, decepciona, sol, decepciona, mi, decepciona do, decepciona, sol, decepciona, mi, decepciona, do, decepciona, sol, decepciona, mi, decepciona, do, decepciona, sol, decepciona, mi, decepciona, do, decepciona, sol, decepciona, mi, decepciona, do, decepciona, sol, decepciona, mi, decepciona, do, decepciona, sol, decepciona, mi...

viernes, 24 de mayo de 2013

Blauer Salon


Todas las chicas equivocadas
se llamaban Sara
o quizá otro nombre u otra cara,
todas las chicas que jugaban
a policías y ladrones
apoyadas contra la columna
del Salón Azul,
con una cerveza en la mano
y una invitación
desde los tobillos hasta...

Hasta los chicos más duros
se rompían
a beber tequila sobre la barra
y dejaban allí
los peros y las excusas.
Todas las chicas equivocadas
me confesaron que bebían
el café solo, sin azúcar,
y me miraban sin saber
que los labios más amargos
son aquellos que...

Que nunca dicen sí,
que dicen si...
Si la chica equivocada,
si la noche equivocada.
Los sorbos amargos,
nunca les dije a ellas,
los sorbos que os gustan,
duermen pocas horas,
duermen solos,
follan solos,
sin azúcar.

miércoles, 24 de abril de 2013

Wilhelmstraße


Hay un hombre
que escribía poemas
a todas las mujeres
a las que bien querría
hacer el amor.

Lo pillaron masturbándose
en Wilhelmstraße.

viernes, 22 de marzo de 2013

A solas

Porque los tiempos cambian, y el eterno retorno no existe, sólo se vuelve a lo que se sintió; las caras, las noches, las voces, todo lo demás, nunca regresará. Porque la tierra rota demasiado rápido y nunca volverá a ser diez de septiembre de dos mil doce. Por esta razón, la gente pasea a veces, por las tardes, a solas.

domingo, 10 de marzo de 2013

Diez de marzo



Hoy el Neckar bajaba de tierra arrastrada por la nieve. En la línea cinco alguien había ocupado ya mi sitio preferido y un bebé reía. Todo armonizaba con el paso del autobús, siendo la carencia de ritmo entre la existencia y nuestras vidas el punto de fuga de toda perspectiva. Los coches y las bicicletas, el tránsito de estudiantes, el agua bajo el puente, el ruido del motor... Y yo me quedé sin fuerzas en los brazos y sin palabras en la cabeza,  ¿cómo contar todo lo que me faltaba esta mañana?
Me bajé unas paradas antes, justo delante de donde vivías hace unas semanas, y volví caminando a casa. Luego me quedé sin fuerzas en las piernas y en los párpados.



Hoy me he visto en medio de todo sin formar parte de nada, desarraigado de la existencia. Hoy  me he quedado sin poesía.



viernes, 1 de febrero de 2013

A casa

He llegado a casa.
Sí, después de patear 
los charcos y las baldosas
que unen tu casa y mi casa, 
he llegado, al fin.
He llegado sin brazos entre mis brazos, 
con olor a tabaco en la ropa
y algunas palabras 
en el bolsillo de mi camisa. 

La parada de bus equivocada, quizá,
el mal tiempo, las buenas caras, 
el alcohol, la farsa. 
Sí, a pesar de todo, he llegado a casa. 
He llegado a casa, 
después de las tantas y las menos cuarto, 
he llegado tarde y sin compañía.

He llegado sin caerme 
por la escalera de tus labios
sin saber de poesía
ni de métrica 
ni de estrofas,
sin saber qué más decirte
antes de que te vayas.

He llegado, que ya es echarle valor.

No me pidas que te toque
las cuerdas vocales
desde tus piernas abiertas
a los acordes de mi lengua.

No me pidas nada ahora,
que ya he llegado a casa.