sábado, 3 de noviembre de 2012

No es nada serio



Antes de subir al tren
me dijiste
               "no es nada serio",
con los dedos en los labios
y el pelo sobre la almohada.

"No es nada serio este otoño
de polvos y otras canciones"

Pero eso no estaba escrito
en el billete que compré
mirándote a los ojos,
en los ángulos
de tus piernas sobre mis piernas.

Por eso, amor,
no me pidas que ate el lazo
de tu vestido,
que entonces
te ataré allí
donde nacen mis palabras,
palabras teñidas de azul
y de sol.