jueves, 27 de septiembre de 2012

Tú me dejaste allí, a la entrada del bar, con la sonrisa en la boca. ¿ Qué esperabas que hiciera?
Yo no juego en las alturas, bastante tengo con mantener el equilibrio, si tú tienes alas, adelante, pero no juegues conmigo porque soy un candado sin llave y caeremos al suelo los dos.

No existe lengua para cantar la balada que quiero escuchar.
No existe mentira que pueda creer sobre tus labios.
No existes, mas sólo por la noche, cuando sólo yo te veo y te canto.

viernes, 14 de septiembre de 2012

Te decía primavera


Supongo que nada crece entre la niebla.

Yo te decía primavera y en tu pelo crecían amapolas.

Tú me decías invierno.

Supongo que nada crece entre la niebla, que queda mucho alcohol y pocas mujeres para los poetas, que alguien tiene que hacer las canciones bonitas.

Y quiero hacerte una canción bonita, pero no tengo guitarra y no sé cantar. No sé cantar porque todo lo que digo es poesía de la que se calla, porque se rompe con el sol y sólo existe de noche, cuando nadie mira, cuando todos callan.