jueves, 24 de noviembre de 2011

De café y otoño

Suenan las campanas de mi café,
atrapadas en un otoño
de puertas cerradas,

suenan sobre el remolino amargo
de un amanecer solitario,
entre las paredes deshojadas
y bajo las nubes del tejado,

pero el péndulo de plata
no trae amor
para este mar de negras aguas,

sólo trae lo que ya hay,
sólo trae viento,
aunque dentro
no haya ventanas.

sábado, 19 de noviembre de 2011

A ojos cerrados.

Bebo el último trago
de una cerveza.

A ojos cerrados escucho
cómo el sueño
hunde mis pies
y ata mis manos.

Oigo la nota de blues
de tus ojos tristes.

Tras mis párpados veo
todas las sombras
que tú proyectas
y que yo disfrazo.